Gambo

Gambo

El tiempo para la acción es ahora. Nunca no es demasiado tarde para hacer alguna cosa

Antoine de Saint-Exupery

En una de las zonas más deprimidas de Etiopía, una zona montañosa de la región de Oromia a 2.200 metros de altitud, se encuentra la comunidad de Gambo. Las cifras y los datos abren paso a una zona llamativamente verde donde el polvo se vuelve firme y la tierra roja. La comunidad de Gambo integra, en una extensión de 85 hectáreas, el hospital, las escuelas, la finca y la residencia.

Los proyectos

El hospital, gestionado por LLEVANT EN MARXA, tiene 150 camas y diariamente acceden a él entre 150 y 200 pacientes.

Los orígenes del hospital se remontan a una leprosería construida en 1922, que fue y continua siendo, un centro de referencia de toda la región y que atiende a una población que ronda las 340 mil personas.

El hospital tiene un total de 150 camas y acceden a sus instalaciones entre 150 y 200 personas diarias. Se ofrece servicio de medicina interna, tuberculosis, leprosería, VIH, cirugía, consultas externas, sala de radiografía, ortopedia, farmacia, laboratorio, ginecología y obstetricia, pediatría, unidad de tratamiento de malnutrición, atenciones previas al nacimiento. También dispone de otras dependencias no asistenciales como cocina, servicios de mantenimiento y lavandería, entre otros. Gran parte de estos trabajadores no asistenciales son antiguos pacientes de lepra.

Actualmente el recinto hospitalario consta de una plantilla de 283 personas, con un nuevo equipo directivo que lidera la ONGD LLEVANT EN MARXA.

Gambo tiene tres escuelas con 3.684 alumnos matriculados y 95 profesionales.

Dentro de la Comunidad Gambo hay tres escuelas con una conocida reputación en toda la zona: Gambo School, Akemgena School y Khalo School. Las tres imparten clases desde el curso 1 al 8. Hoy en día hay 3.648 alumnos matriculados y los centros cuentan con 95 profesionales en plantilla.

El almacenamiento, el cultivo y el ganado se gestionan en la finca y sirven para alimentar las personas del hospital y la residencia.

La finca consta de una superficie de unas 30 hectáreas y 30 trabajadores, mayoritariamente antiguos pacientes de lepra. Una zona se destina al pasto del ganado, otra al cultivo de hortalizas y otra al cultivo de trigo, cebada, maíz y café. En la finca también hay almacenes y una vaquería, donde diariamente ordeñan unas 15 vacas. La producción obtenida en esta finca se destina a la alimentación del hospital y la residencia.