Testimonios

ONG Llevant en marxa / Testimonios
La gente de LLEVANT EN MARXA me ha resultado inspiradora, no solo para la pintura, sino también en la vida.

Luis Maraver, artista. 59 años

Hace 15 años que colaboro con LLEVANT EN MARXA. Puedo afirmar que hoy tengo amigos en todos los países en los que he trabajado.

Miguel Ángel Mendiola, anestesista y director del area quirúrgica del Hospital Quirónsalud Palmaplanas. 55 años.

Mis prácticas creando invernaderos en el altiplano de Perú me han dado una visión completamente diferente de mi trabajo. Vas para enseñar alguna cosa y terminas aprendiendo mucho más de la vida.

Joan Deyà, agrónomo. 22 años

Después de jubilarme, enseñar a cultivar hortalizas en Ropi, Etiopía, me ha permitido encontrar el sentido a mis años de trabajo. He vuelto a sentirme joven.

Jordi Ferragut, agricultor. 69 años

Me hace feliz saber que parte de mi trabajo va destinado a financiar proyectos para LLEVANT EN MARXA.

Pedro Sureda, empresario del sector del mueble,
57 años

De Perú me quedaría con la gente, la hospitalidad y las ganas de muchas familias de mejorar su situación. Son los alumnos más agradecidos que haya tenido nunca.

Maria de Lluc Albertí, profesora de primaria. 30 años

En veinte años de colaboración siempre nos hemos sentido respetados en nuestras necesidades y costumbres. Son parte de nuestra familia.

Mateo Peas, dirigente de la comunidad indígena de la Selva de Perú. 41 años

No hay paternalismo, no hay petulancia, no es casualidad. LLEVANT EN MARXA es conocimiento, es constancia, es convivencia, es hermandad. No es ayuda, es compartir: su proyecto es el nuestro. No me lo explicaron. Lo viví así.

Antoni Gomila, actor. 44 años

LLEVANT EN MARXA ha cambiado mis prioridades en la vida. Ahora soy más feliz.

Aina Mesquida, odontòloga. 35 años